Medelin Judit Yan Justo, estudiante JVM “En ISFODOSU practicamos la unión, el apoyo, tolerancia y sobre todo el respeto”.

por Rafael Paulino
160 vistas

La joven Medelin Judit Yan Justo nació en la provincia de San Pedro de Macorís. Su niñez fue muy bonita y especial, llena de colores, amigos y cálidas risas. Sus padres la educaron en valores y principios que hoy permanecen.

“Ellos me inculcaron practicar el amor y respeto sobre todas las cosas. Puedo decir que mi relación con mi familia es espontánea, cariñosa y siempre nos cuidamos unos con otros”, cuenta Medelin.

Cursó el nivel primario en la Escuela Básica Porvenir 1 y el secundario en el Liceo Gastón Fernando Deligne. Actualmente tiene 22 años y se define como una joven humilde, responsable, dedicada, honesta, con destellos marcados de liderazgo y sobre todo capaz de alcanzar y cumplir todo lo que se propone.

Reside en San Pedro de Macorís y desde niña le ha gustado ayudar y sentirse útil para con los demás. Le motivó a estudiar educación el poder dar de sí misma para impactar positivamente en la vida de otros, especialmente en los niños. Piensa que tiene la oportunidad de compartir conocimientos, descubrir el potencial de las personas y contribuir al desarrollo de la sociedad a través de esta carrera.

“Supe del ISFODOSU a través de las redes sociales y elegí estudiar aquí, específicamente en el recinto en San Pedro de Macorís, Juan Vicente Moscoso, JVM, porque practicamos la unión, el apoyo, tolerancia y sobre todo el respeto. Es un lugar muy hermoso, rodeado de los bellos colores y sonidos de la naturaleza”, cuenta Judit.

Considera que la institución cuenta con profesionales muy preparados en las áreas que la comprenden, les da a los estudiantes la comodidad, estabilidad para desenvolverse y destacarse en su proceso formativo con éxito. La estudiante se siente marcada positivamente, se siente comprometida porque las personas la identifican como una la líder.

Yan lleva 3 años y dos meses estudiando Educación Inicial en el Recinto JVM. Escogió esa mención porque considera que trabajar con niños contribuye a sentar las bases para su futuro éxito académico, laboral y personal. Acompañarlos en edad temprana es gratificante porque permite ver un progreso rápido en su aprendizaje y desarrollo en lo cognitivo, social y emocional.

“Admito que no ha sido fácil. Enfrentar desafíos, como la gestión del tiempo, adaptarme a un nuevo estilo de aprendizaje, el equilibrio entre mi vida social y académica y la exploración de intereses y metas profesionales, han formado parte de mi proceso de crecimiento y desarrollo en esta etapa universitaria. Agradezco a Dios y a mi familia por superar todo esto saludablemente”, relata Yan Justo.

Recuerda que en su segundo año se encontraba abrumada por la carga académica y las expectativas y, en ese momento la docente Socorro Peña, con su cálida sonrisa y comprensión le hizo entender la importancia del autocuidado para dar el máximo en sus tareas.

“Socorro ha sido una guía invaluable en mi viaje educativo y su influencia ha dejado una huella indeleble en mi corazón y en mi desarrollo como futura educadora. Gracias a ella recordé lo que más me gusta de la carrera y es tener la oportunidad de diseñar actividades educativas estimulantes que fomentan el juego como herramienta de aprendizaje. Ser testigo del asombro y la curiosidad de los niños, en conjunto con los padres me hacen muy feliz”, cuenta emocionada Medelin.

En su tiempo libre, Medelin disfruta leer libros y ver documentales. Ha recibido 9 reconocimientos por buen índice académico, uno por cada cuatrimestre en el JVM. Recalca la pasión y el genuino interés en el desarrollo y bienestar de los estudiantes que, acompañado de la paciencia, empatía, creatividad y adaptación hacen de un educador un ejemplo a seguir en todos los ámbitos de la vida.

“La integridad, los valores éticos y el compromiso con el aprendizaje continuo son una excelente triada en un buen docente. La colaboración entre colegas, padres y la comunidad son clave para el éxito educativo. Debemos ver más allá de simplemente impartir conocimientos, siendo mentores para alcanzar el máximo potencial de nuestros estudiantes”, culmina Yan.

RL

 

Te podría interesar