Zayda García Espinal, docente JVM: “Para mí un buen educador es aquel que va más allá de enseñar contenidos”

por Rafael Paulino
104 vistas

Oriunda de la ciudad de San Pedro de Macorís, la maestra Zayda García Espinal tuvo una niñez muy feliz: jugaba con sus hermanos y primos, visitaba constantemente uno de sus lugares favoritos, la iglesia y de una manera u otra sintió el llamado a impactar positivamente en la vida de los demás, formando seres autónomos, críticos y creativos a través de la docencia.

Cursó sus estudios primarios en la Escuela Villa Progreso y secundarios en el Liceo Gastón Fernando Deligne. Actualmente tiene una relación armónica y amorosa con sus familiares y amigos.

“Me defino como una persona muy responsable, honesta, creativa, organizada, solidaria con todo aquel que me necesite y una de las cosas que más me apasionan es enseñar, utilizar la tecnología y aprender cosas nuevas”, dice Zayda.

Cuenta que siempre quiso ser docente para poder compartir conocimientos y ayudar a otros a aprender; contribuir en la formación de las futuras generaciones, influir en la vida de los estudiantes y en la sociedad en general, comprender cómo aprenden los niños, cómo apoyar su desarrollo y creer en el poder de la educación para transformar vidas.

Ingresó al recinto en San Pedro de Macorís, Juan Vicente Moscoso, JVM, del ISFODOSU en el año 2012 la carrera de Educación Inicial, un recinto que define “como una gran familia, donde se vive un ambiente de mucho apoyo y cariño por parte de sus maestros, estudiantes y los colaboradores”.

“Trabajar en este recinto ha sido una experiencia muy gratificante, me ha ayudado a crecer en lo personal y profesional, contribuyendo al bienestar de la comunidad y el futuro de las generaciones venideras. Como docente, siento que influyo positivamente en la vida de los estudiantes, donde desarrollan sus habilidades y conocimientos, con el fin de ser entes de cambio en la sociedad”, resalta Espinal.

La maestra Zayda narra que ha podido conectar con una comunidad de educadores con amplio sentido de humanidad y juntos han desarrollado habilidades pedagógicas, de comunicación, liderazgo e integración. Culminó sus estudios de licenciatura en el año 2015, ha colaborado en la docencia en el recinto Urania Montás, en San Juan de la Maguana.

Actualmente se desempeña como responsable de la Unidad de Egresados en el RJVM, trabaja en una propuesta de investigación y desde hace cinco años imparte las asignaturas: Currículum en el Nivel Inicial, Didáctica del Nivel Inicial, Recursos Didácticos-Tecnológicos, Profesor 2.0, Proceso de enseñanza aprendizaje, Escuela, Familia y Comunidad, Práctica Docente IV, V y VI, entre otras.

En su tiempo libre, García disfruta de compartir con su pareja e hijos, hacer ejercicios y jugar dominó. Tiene contemplado realizar un doctorado y se identifica con la frase: “Quien se atreve a enseñar nunca debe dejar de aprender”, de John Cotton Dana.

“Recuerdo que durante una de mis clases en la pandemia, que eran totalmente virtuales, una de mis estudiantes me dijo que le diera un espacio en la clase porque tenía que expresar algo, pues en el momento que entendí que era el indicado, le di la palabra. Dijo que para ella yo era la mejor maestra y quería ser como yo cuando estuviera en aula. Esto me marcó mucho, pues me motivó a seguir dando la milla extra en cada encuentro con mis estudiantes, escucharlos, estar cada vez que me necesiten, ser cada día más empática y estar más cerca, aunque sea a distancia. Esto le otorgó sentido a un reconocimiento que recibí en el año 2018”, cuenta emocionada Espinal.

Dentro de los cursos que ha realizado están: Hacia el Profesor 2.0, diplomado Pedagogía Universitaria, Diplomado sobre Enfoque de Formación Inicial Docente basado en la Práctica, Estrategias cognitivas y psicomotrices para la inclusión y bienestar integral, Trastornos del neurodesarrollo: retos continuos para la inclusión educativa»; “Un viaje hacia la historia del autismo” y “Las discapacidades Intelectuales y adaptación de materiales, de España.

El principal consejo que Zayda le da a los jóvenes es comprender bien sus motivaciones, estar plenamente seguros de que esa es la profesión que desean ejercer y mantenerse enfocados con el compromiso a lo largo de la carrera.

“Para mí un buen educador es aquel que va más allá de enseñar contenidos. Deja una impresión duradera en la vida de sus estudiantes, inspirándolos a ser curiosos, críticos, compasivos y comprometidos con su propio aprendizaje y desarrollo”, culmina la docente García.

RL

Te podría interesar