Luz Germania Báez Polanco, colaboradora FEM: “Gracias a ISFODOSU cambié. Soy una mujer más centrada y templada”.

por Rafael Paulino
60 vistas

Gracias al ejemplo de trabajo y responsabilidad que sus padres le impregnaron, la señora Luz Germania Báez Polanco, cariñosamente “Luchi”, hoy puede decir que es una persona honesta y transparente.

Luz nació en el municipio de Salcedo, provincia Hermanas Mirabal, en un hogar lleno de amor y apoyo. Desde muy joven, junto a su madre y hermanas vendían yaniqueques para sustentarse y cumplir con los compromisos del hogar.

“Recuerdo jugar y divertirme junto a mis hermanas, también disfrutar de la naturaleza. Siempre estábamos juntas, de un lado a otro y nos ayudábamos en cualquier problema que se manifestara. Nos llevamos muy bien”, cuenta emocionada Germania.

Se considera una mujer luchadora, trabajadora, que atiende sus deberes laborales y personales. Alguien que se preocupa por el bienestar personal, familiar y colectivo, dispuesta a ayudar siempre a los que le rodean.

En el año 1988, Báez decide trasladarse a la ciudad de Santo Domingo en busca de un mejor futuro. A la edad de 33 años, en el año 2008, ingresa a laborar al recinto en Santo Domingo, Félix Evaristo Mejía, FEM, del Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña, ISFODOSU.

Gracias a ISFODOSU cambié. Soy una mujer más centrada y templada y en parte se lo debo también al gran equipo con el que me ha tocado trabajar todo este tiempo. Compartimos, cantamos, la pasamos bien, manteniendo la responsabilidad y el respeto entre los colaboradores. Es un lugar muy bueno y me siento cómoda”, dice Polanco.

Luchi se desempeña como ayudante en la cocina y admite que el compañerismo y el ambiente laboral agradable son notorios, donde hay motivación, nuevas formas de compenetrarse y dedicación de Clari, la encargada del comedor, Clari, para con sus compañeras.

Actualmente, Luz reside en el sector Manganagua con su esposo y tres hijos. En su tiempo libre le gusta leer, pasar tiempo de calidad con la familia y disfrutar de la tranquilidad.

“En la institución dan facilidades para prepararse y crecer. Por ejemplo, he recibido capacitaciones correspondientes al área donde laboro, sobre cocina, a través del Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional, INFOTE y otros centros”, cuenta Germania.

Se identifica con la frase: “Hay que preservar la humildad. No debemos aferrarnos a lo material, porque es efímero. Lo más importante es la familia y el trato que le damos a los demás”.

Lo que más le gusta de su trabajo es inventar y usar la creatividad en la elaboración de platos. En mayo del año 2023, a propósito de celebrarse el Día del Trabajador, recibió un reconocimiento por parte de la Dirección de Recursos Humanos del ISFODOSU al cumplir 15 años en la institución.

“Espero del ISFODOSU que continúe siendo la formadora de calidad en los docentes y mantener el espíritu de colaboración, humanidad y sobre todo vocación de servicio de los servidores”, culmina Báez.

RL

Te podría interesar