Josiel García Guzmán, estudiante EPH “ISFODOSU es una comunidad que me ha brindado la oportunidad de crecer de manera integral”.

por Rafael Paulino
148 vistas

Nacido y criado en el sector de Santa Lucía en el Oeste de Cienfuegos, Santiago de los Caballeros, Josiel García Guzmán proviene de una familia humilde, rebosada de, cariño y alegría.

Cursó la primaria en la Escuela Rafaela Jiminián De Cruz De La Cruz y la secundaria en el Liceo Hermano Alfredo Morales y el Instituto Politécnico Ramón Dubert Novo.

Actualmente, Josiel tiene 21 años de edad y reside en el sector La Piña de Cienfuegos. Recuerda que siempre quiso ser docente y entre reflexiones siempre se preguntaba quién enseñaría cuando sus maestros estuvieran mayores. Esta pregunta lo llevó a responder que él sería quien le enseñase a las futuras generaciones y gracias a su tía que es maestra soñaba ser como ella.

“Mi familia es una gran motivación para seguir adelante hacia la formación como maestro. A pesar de las dificultades, siempre me han mostrado su apoyo. Por eso soy un hombre dedicado y apasionado, especialmente en el ámbito educativo y las matemáticas. Busco ser un agente de cambio en mi comunidad, inspirando a superar los obstáculos y descubrir la fascinante belleza de las matemáticas”, cuenta Josiel.

Cuenta que se enteró con un primo que estudiaba en ISFODOSU le comentaba de los beneficios de estudiar en esa academia. Investigó en el recinto en Santiago de los Caballeros, Emilio Prud’Homme, EPH, se interesó por los diplomados de inglés, valora ser y que los egresados del ISFODOSU obtenían los mejores resultados en los Concursos de Oposición Docente, por esas razones se inscribió en septiembre del año 2019.

“Elegí la Licenciatura en Matemáticas Orientada a la Educación Secundaria, porque esta ciencia me llamó la atención desde niño. Recuerdo que en la escuela se me hacían muy fáciles y le atribuyo la inspiración de estudiarla a varios de mis maestros que me enseñaron que están para simplificar la vida, no para tenerles miedo. Además de que también me enseñaron el valor de enseñar desde el corazón no para impartir un contenido sino lograr la formación de una persona de bien”, relata García Guzmán.

Durante los estudios universitarios, Josiel poco a poco ha tenido que adaptarse, especialmente lo hizo en los cuatrimestres iniciales, donde cuenta que fue un período estresante, ajustandose a las nuevas dinámicas académicas y organizar eficientemente el tiempo. Para él, la transición de la escuela secundaria a la universidad supuso un cambio significativo, con demandas más intensas y una mayor responsabilidad en la gestión de las actividades.

García forma parte del equipo de fútbol del recinto EPH y narra que antes de estar en el ISFODOSU no le veía tanta importancia al deporte, pero practicar deporte es una vía para disminuir el estrés, recrearse y estar en forma.

“ISFODOSU es una comunidad que me ha brindado la oportunidad de crecer de manera integral. No solo en la parte académica, sino que también me ayuda a crecer de manera física con los deportes y de manera espiritual con la ayuda de la Pastoral Universitaria y de la comunidad Hijas de María Auxiliadora, Sor Rosalía Caba y Sor Miledys Trinidad”, expone el alumno.

Para Josiel, el recinto EPH le ha dejado una profunda huella sobre la perspectiva de la educación y en la comprensión de lo que implica ser docente. Entiendo que un educador va más allá de impartir docencia, es un ejemplo a seguir, un mentor que inspira y orienta, una guía fundamental para sus estudiantes para contribuir al crecimiento integral..

Tiene contemplado cursar una maestría en Matemáticas Puras para profundizar en aspectos específicos de las matemáticas, permitiéndole adquirir una perspectiva más avanzada y actualizada que podrá compartir con sus estudiantes.

“Un buen educador motiva y nutre el amor por el aprendizaje en sus estudiantes. La paciencia y la empatía son cualidades esenciales, porque permiten entender las necesidades individuales y fomentar un ambiente inclusivo”, precisó Josiel.

El futuro docente considera que un educador verdadero se preocupa por el desarrollo académico, se compromete por el crecimiento personal y el bienestar general de sus estudiantes.

RL

Te podría interesar