Emely Zapata Rodríguez estudiante del Recinto EPH: “En este recinto he tenido docentes admirables, a los cuales les agradezco mucho los aprendizajes que he adquirido”

por Rafael Paulino
46 vistas

Emely Zapata Rodríguez cursa el undécimo cuatrimestre de la Licenciatura en Matemáticas orientada a la Educación Secundaria del Recinto Emilio Prud´ Homme, EPH, ubicado en Santiago de los Caballeros y ha sido reconocida varias veces por mantener un índice de 3.64.

Llegó en el 2021 al Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña, ISFODOSU, porque su madre, Mtra. Ana María Rodríguez Rodríguez y su tía, Mtra. Carlixta del Rosario Rodríguez Rodríguez son egresadas del mismo recinto desde el 2010 y 2008.

“Cuando estaba investigando a qué universidad inscribirme para ser docente en Matemáticas, encontré una publicación de Instagram en la que mencionan que esta carrera estaba disponible. Así que me comuniqué con la encargada del registro y así, con las informaciones que me brindaron, tomé esta decisión”, agregó Zapata.

Destacó que la carrera seleccionada fue gracias a la inspiración que recibió de una docente de Matemáticas en secundaria; quien es en la actualidad su modelo a seguir.

Para ella, pertenecer al Recinto EPH le ha permitido aprender cómo ser una docente de calidad y encontrar amigos que hoy forman parte esencial de su persona.

“En este recinto he tenido docentes que son admirables y a los cuales les agradezco mucho los aprendizajes que, por medio de ellos, he adquirido”, manifestó Zapata.

En el año 2022 vivió la experiencia de participar en el Proyecto Menos Plástico Más Vida y en el 2023 participó del 3er. Congreso de Investigación Estudiantil. Actualmente forma parte del grupo de danza del Recinto.

La estudiante agregó que lo más difícil durante sus estudios universitarios en el ISFODOSU, es que ha sentido mucho estrés, pero que, sin embargo, después de esos pensamientos ha recordado cómo se siente cuando está en el aula con sus estudiantes siendo lo que le apasiona ser y aquellas dudas se disipan.

Zapata, de 20 años, se define como una persona aventurera, apasionada por la vida, muy expresiva, optimista, responsable, respetuosa, que tiene el toque de siempre sonreír y de recordar mantener siempre presente a su niña interior.

Para ella, un buen docente es aquel a quien le apasiona enseñar, que no toma a la ligera las necesidades de sus estudiantes, sino que se enfoca en hacer todo lo posible por ser el guía que ayuda a mejorarlas.

“Un buen educador es empático y se empeña por hacer su trabajo con honestidad, amor y entrega. Es aquel que cuida y forma a sus estudiantes como si de sus hijos se tratara. Un buen educador es el que cada estudiante recuerda con gratitud sincera y nostalgia de la buena”, dijo Zapata.

Al culminar sus estudios de grado, le gustaría cursar una maestría en Matemáticas aplicada al ámbito pedagógico.

La estudiante es oriunda de Rincón de Piedras, en San José de las Matas,. Realizó sus estudios secundarios en el Liceo Padre José Antonio Tineo, en la comunidad de Los Montones.

EC

 

Te podría interesar