ALBERTO JOSÉ OLIVERO MATÍAS, Estudiante del FEM: “Ser estudiante del FEM significa ser un estudiante y futuro docente de calidad”.

por Rafael Paulino
54 vistas

Es un joven de 20 años, oriundo de Santiago de los Caballeros, que se define como una persona responsable, respetuosa, amigable y dispuesto a trabajar por lo que desea lograr. Actualmente, reside en el sector Guachupita del Distrito Nacional

Según cuenta Olivero, llegó al ISFODOSU gracias a unos egresados que visitaron el Liceo Técnico Hermana Rosario Torres Fe y Alegría donde realizó sus estudios secundarios.

“Los egresados nos hablaron acerca de la Institución, sus objetivos, las carreras ofertadas y como la Institución los ayudó a formarse como maestros de excelencia”, informó.

Agregó que decidió elegir ser parte de la Siembra ISFODOSU por su prestigio y su manera de formar docentes de excelencia, ya que conocía personas que habían estudiado en la institución y le contaban su gran experiencia, lo que le sirvió de impulso e interés en el Instituto Superior.

“Preferí Lengua y Literatura Orientada a la Educación Secundaria, porque me gusta mejorar el léxico, ampliar mi vocabulario y a través de la Literatura, viajar a conocer las historias pasadas. Estoy seguro de que como futuro docente puedo influir positivamente en la vida de mis alumnos´´, aseguró Olivero Matías.

La elección de la mención fue gracias a mis maestras de Lengua y Literatura de Secundaria, quienes dieron el todo por el todo, para que sus alumnos salgan teniendo esa pasión por saber expresarse correctamente tanto de manera oral, como escrita.

En sus tres años, dijo que al igual que muchos de sus compañeros ha pasado dificultades para mantenerse en sus estudios, tales como: salir muy temprano para evitar los tapones y acostarse tarde para poder entregar trabajos de calidad.

“Ser estudiante del ISFODOSU en el recinto Félix Evaristo Mejía, FEM, significa ser un estudiante y futuro docente de calidad, ser una persona humanitaria, dispuesta y colaboradora”, afirmó Olivero.

Olivero Matías asegura que ha conocido compañeros extraordinarios, maestros excelentes, un personal dispuesto a colaborar y que además ha disfrutado de muchas actividades que ayudan a su crecimiento personal y laboral.

Olivero dijo que en el transcurso de sus estudios ha recibido reconocimientos por su desempeño académico, además de certificados de participación.

“Me marcó que este último cuatrimestre mi maestra de Literatura Universal II: Medieval y su forma de dar la clase, me cambió. Tuve la oportunidad de aprender de su dinamismo, entusiasmo, su manera de evaluar y demostró, que también trabajar de manera formativa y divertida puede mejorar la calidad educativa”, aseguró el estudiante.

Olivero se identifica con la frase “Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada” de Giovanni Boccaccio.

Exhortó a los estudiantes o interesados en ser docentes a perseguir sus sueños, estudiar con amor y devoción para que sus futuros alumnos tengan los mejores frutos y sean educados con excelencia, así no se arrepientan de no haber hecho nada, porque para él, es mejor quedarse con la satisfacción de que fue difícil, a arrepentirse de no haberlo intentado.

´´Un buen educador es una persona comprometida con su labor, a la hora de realizar su trabajo, capaz de trascender en la vida de sus estudiantes. Es una persona que se encuentra a la vanguardia siempre, una persona con la capacidad de reflexionar de manera crítica sobre sus errores, abierta a todas las posibilidades, se rige por la empatía y tiene la facultad de saber escuchar a los demás”, expresó Olivero.

Te podría interesar