Katherine Valerio Pérez Estudiante del FEM “Cuando entendí que ser maestra era lo mío, ISFODOSU me permitió enamorarme aún más de esta profesión”

por Rafael Paulino
636 vistas

Katherine Valerio Pérez es una joven estudiante de Educación Inicial del Recinto ISFODOSU en Santo Domingo, Félix Evaristo Mejía, FEM, que disfruta su paso por la institución y dice sentir mucho orgullo de formar parte de ella.

Reside con sus padres y sus hermanos en el barrio Calero de Villa Duarte en Santo Domingo Este, un lugar muy conocido por fomentar el voleibol, un deporte que Katherine practica con audacia.

Desde pequeña jugaba a ser maestra con sus amigas de infancia. Con los años, su deseo de ser docente seguía crecimiento y fue así como al terminar sus estudios de bachillerato en el Liceo Ramón Matías Mella, inicia, a sus 22 años, su camino en las filas de ISFODOSU.

El deseo de estudiar Educación y los comentarios positivos escuchados sobre el ISFODOSU, llevaron a Katherine Valerio Pérez a tomar la decisión de formar parte de la entidad de educación superior.

“Cuando entendí que de verdad ser maestra es lo mío, ISFODOSU me permitió, desde el comienzo de mi carrera, enamorarme aún más de esta profesión” expresó la estudiante Katherine Valerio.

Resalta emocionada que ISFODOSU le dio la oportunidad de estudiar de manera gratuita y que le ofrece, además, un alto nivel de estudio con personal docente altamente capacitado.

“Mi trayectoria por el ISFODOSU ha sido muy satisfactoria, ya que las metas planteadas al comienzo de la carrera se han ido cumpliendo en el camino, siempre he dado lo mejor de mí en las asignaturas que me han impartido y he aprendido de manera significativa en cada una de ellas. El ambiente familiar que se vive en ISFODOSU ha hecho que mi paso por la universidad sea de agrado”, destacó la estudiante del FEM.

Katherine se encuentra en la etapa final de su carrera. Define a un buen educador como una persona íntegra, que vela por la formación de sus alumnos de manera responsable, es una persona que entrega el alma a sus estudiantes dentro y fuera del salón de clases.

Con sus metas bien definidas sobre lo que desea lograr cuando se convierta en docente, Katherine aconseja a los jóvenes que también desean estudiar Educación, que den el primer paso.

Concluye diciendo: “Si realmente desean educar, acompañar y ayudar a los demás en la enseñanza, no lo piensen dos veces, porque esta es y será por siempre la mejor profesión de todas”.

Te podría interesar