Tras la certificación como terapeutas comunitarios

por Rafael Paulino
372 vistas

Dentro de nuestros programas de extensión, ISFODOSU desarrolla un programa de formación para certificar como terapeutas comunitarios a miembros de nuestra comunidad académica y de las comunidades colindantes a nuestros recintos.

Los participantes, serán certificados por el ISFODOSU, Cien Areito, Tear Mov, con el aval  de la prestigiosa Asociación Brasileña de Terapia Comunitaria Integrativa, ABRATECOM.

El programa dio inicio como proyecto piloto con la participación de los recintos de ISFODOSU en San Juan de la Maguana, Urania Montás (UM), y en San Pedro de Macorís, Juan Vicente Moscoso (JVM), con la participación de 40 miembros de la comunidad, entre líderes de asociaciones, miembros de hospitales, orientadores escolares; además de egresados, estudiantes y docentes de la institución.

La jornada presencial que contempla un total de 50 horas inició con un acto formal realizado en el recinto UM, encabezado por la vicerrectora Académica, Dra. Rosa Kranwinkel, con la participación del vicerrector ejecutivo del UM, Jorge Sención, así como de las facilitadoras, Dra. Rosaura Gutiérrez, del ISFODOSU, y las expertas brasileñas de Tear Mov, Helenice Bastos y Regina Melo; así como la maestra María Dolores de los Santos, coordinadora de Ciencias Sociales.

La Dra. Kranwinkel, en sus palabras de motivación agradeció la amabilidad de los organizadores de las terapias por hacerla parte desde el principio de esa iniciativa.

“Este recinto fue bendecido con estas ruedas (vinculantes), esta semilla es valiosa porque con esta experiencia estamos creando e innovando. La concepción que un docente debe tener en educación superior es el pensamiento sistémico que envuelve el proceso de la sociedad y al individuo que   tiene una mirada antropológica”, expresó Kranwinkel.

Asimismo, hizo un llamado a los futuros terapeutas a que mantengan la humildad y la grandeza con las personas que acudan a ellos, “sean la luz que necesitan, porque una institución que no se preocupa por el bienestar del cuerpo de sus colaboradores y estudiantes no está haciendo lo que le corresponde”, indicó la académica.

De su lado, el maestro Sención, en su discurso de bienvenida resaltó la importancia de volver a realizar estas terapias en modalidad presencial después de dos años haciéndolo de forma virtual.

“El ser humano es biopsicosocial, por lo que es fundamental desarrollar estrategias de manera que podemos trabajar la formación de estos terapeutas, llegar a aquellos espacios, trabajar con el ser humano como persona de manera integrada, enseñarles los pilares más importantes, el aprender a ser, a conocer y a hacer”, exhortó Sención.

La maestra Rosaura Gutiérrez, coordinadora de las Terapias Comunitarias del UM, agradeció el apoyo que desde el inicio les brindaron el maestro Sención y la Dra. Kranwinkel, así como a las facilitadoras de los encuentros.

“Estamos trabajando la diversidad desde el 2019, la inteligencia colectiva, donde fueron movidos muchos corazones. Tenemos muchos motivos para crecer y seguir formando con las terapias. ISFODOSU es la siembra y la cosecha”, manifestó emocionada la maestra Gutiérrez.

Las palabras de agradecimiento fueron expresadas por el maestro y terapeuta en formación Máximo Ogando, “agradecer nos hace sabios y humildes. Las terapias comunitarias nos permiten sanar las heridas del alma, porque hay personas que son herramientas de cambio y otras que crean el cambio”.

La semana presencial de las Terapias Comunitarias Integrativas se llevó a cabo en las instalaciones del recinto UM, del 25 al 30 de abril. Se trabajaron distintos temas de autoayuda, fortalecimiento espiritual, dinámicas de integración, momentos de interconexión, ejercicios prácticos, apreciación oral y escrita de los encuentros.

Que son las Ruedas Vinculantes o Terapias Comunitarias Integrativas:

La Terapia Comunitaria Integrativa, llamada también de Ruedas Vinculantes es una herramienta creada por el Dr. Adalberto Barreto, quien la define como un espacio comunitario donde se trata de compartir experiencias de vida y sabiduría de forma horizontal y circular, donde todos se hacen co-responsables en la búsqueda de soluciones, superación y desafíos de lo cotidiano en un ambiente acogedor y cálido.

Es un espacio donde todos pueden participar y expresar sus aflicciones y demás emociones, donde las apreciaciones o perlas que los demás aportan, y donde se combina el saber popular con el saber científico.

Te podría interesar