Rosario Inmaculada Cáceres Tejada, docente del Recinto LNNM: “Es un honor trabajar en el ISFODOSU porque nos permite trabajar con estudiantes que son futuros docentes con apego y con amor”

por Rafael Paulino
166 vistas

Guiada por una de las maestras de su comunidad, Rosario Inmaculada Cáceres Tejeda desde pequeña descubrió su pasión por la enseñanza cuando colaboraba con otros niños en una sala de tarea y les enseñaba a leer.

Llegó al ISFODOSU para realizar prácticas docentes y estas le garantizaron ser una estudiante sabatina del recinto de ISFODOSU en Licey Al Medio, Luis Napoleón Núñez Molina, LNNM.

Expresó que las prácticas le permitieron obtener una certificación del banco interamericano de desarrollo y poder iniciar sus labores como docente en el año 1993.

“Estoy en el Recinto LNNM, desde que era una escuela normal y lo vi convertirse en lo que es hoy el Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña, ISFODOSU en 1998”, informó Caceres.

Realizó el profesorado de educación básica y ya en sus inicios, mientras impartía clases, se propuso continuar su formación y convertirse en psicóloga.

“Mi vida es estudiar, yo creo mucho en el estudio y por eso me preocupo por tener una educación completa”, agregó Caceres.

En el 2001 terminó la carrera de psicología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD y luego una maestría en Psicopedagogía.

Mientras que, en la Universidad Abierta para Adultos, UAPA, realizó una maestría en Educación Inicial en el 2010 y luego otra Psicología Clínica.

Con el apoyo de una beca por el ISFODOSU en colaboración con la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR realizó una maestría en Neuropsicología en el 2017.

En la historia de su trayectoria profesional, pasó de ser docente a ser la encargada del área de egresados en el 2008 y en el 2013, a ser coordinadora de psicosociopedagogía y docente.

“Ser coordinadora para mi es una distinción que toca almas y me siento feliz porque el ISFODOSU es nuestra familia”, aseguró Caceres.

Dijo que ver como ha crecido en el recinto después de 33 años, le hace tener mucho apego y refugio con la institución.

“Es un honor trabajar en el ISFODOSU, porque nos permite trabajar con estudiantes que son futuros docentes con apego y con amor”, manifestó la docente.

La segunda de sus tres hijas, Ana Tejada Cáceres, es egresada de la Licenciatura en Biología orientada en secundaria del Recinto LNNM en octubre de 2022.

“Le diría a cualquier joven que desee ser maestro, igual que como lo hice con mi hija, que se decida por venir y llegue al Recinto LNNM”, agregó Caceres.

Expresó que un buen educador es quien valora mucho la educación como acto de amor, una persona que transforma vidas y personas de manera positiva.

“Mis alumnos me dicen que soy la psicóloga más cariñosa y eso me ayuda a ser reconocida cada día más por ellos y en las evaluaciones de los estudiantes al pasar de los años”, explicó la coordinadora.

Actualmente, realiza el Doctorado en Gestión de Centros Educativos en la UAPA. Trabaja en el área de grado de ciencias de la salud y psicología en UAPA y los programas de psicología para maestrías y en Universidad Tecnológica de Santiago, UTESA en el área de grado para psicología.

EC/MS

 

Te podría interesar