Eury Manuel Villar Valenzuela estudiante del FEM: “He conocido personas maravillosas que comparten mi pasión y mi visión, ha germinado en mí un deseo ferviente de hacer algo diferente en este mundo”

por Rafael Paulino
234 vistas

A sus apenas 20 años, Eury Manuel Villar Valenzuela ya lleva más de tres años de carrera, durante los cuales afirma haber sido marcado por la universidad en todo el sentido de la palabra. Ha sido reconocido por su buen índice cuatrimestral y recientemente participó en el concurso de matemática creativa del ISFODOSU.

“Soy una persona totalmente distinta a lo que era cuando entré, mis perspectivas de las cosas han cambiado drásticamente, ya no veo el mundo desde un solo panorama. He conocido personas maravillosas que comparten mi pasión y mi visión, ha germinado en mí un deseo ferviente de hacer algo diferente en este mundo”, manifestó Eury.

Villar es uno de los estudiantes que han sido motivados por egresados nuestros a estudiar en el ISFODOSU. Conoció el programa y los beneficios de la universidad a través de una charla en el Instituto Politécnico Francisco José Peynado en San Cristóbal.

“Seguí investigando y me di cuenta de que ISFODOSU es el referente de la pedagogía dominicana. Los docentes que pasan por esta institución tienen buenos resultados en los concursos de oposición, lo que habla muy bien de la calidad que se brinda en la institución”, afirmó.

El estudiante expresó que eligió el área de matemáticas, dado que, se le daba muy bien en sus estudios de secundaria, tanto que sus compañeros le solicitaban ayuda y cuando les enseñaba, aprendían con facilidad.

“Siempre me han gustado las cosas que las personas consideran supuestamente complicadas, para demostrar que realmente no lo son, si se le dedica el tiempo y constancia que conllevan”, aseguró Villar.

Recuerda sus primeros días en el recinto de Santo Domingo, Félix Evaristo Mejía, FEM, como especiales y pone de ejemplo las clases del Diplomado de Inglés impartido por el maestro Christopher Portorreal, por sus estrategias totalmente nuevas, una de ellas, jugar Snow Ball mientras trabajaban un tema de inglés, mezclando lo didáctico con el entretenimiento.

Define a un buen docente como “un maestro capaz de dejar una huella en sus alumnos que no pueda ser borrada con el tiempo, que sepa mezclar lo divertido e interesante con los contenidos a impartir, que sea empático sin perder su autoridad y ayude a sus alumnos a desarrollar esos talentos que a veces ni ellos mismos saben que poseen”.

Exhortó a los bachilleres interesados en ser educadores a no permitir que nada ni nadie trate de desviarlo de su objetivo: “porque hay veces que las personas te preguntan si solo vas a ser un simple maestro, momentos en los que queremos rendirnos, pero los ganadores solo son perdedores que nunca se dieron por vencidos, con esfuerzo y dedicación se puede lograr todo aquello que se proponen”.

EC/ PM

 

 

Te podría interesar