Luis Geremías Sobet, docente JVM: “ISFODOSU representa los valores más puros de la educación dominicana”.

por Rafael Paulino
205 vistas

Los esfuerzos que su madre hizo en medio de situaciones para darle una buena educación desde niño, han dado sus frutos para el maestro Luis Geremías Sobet, quien aún continúa formándose para inspirar a otros y enseñar, como hicieron con él.

Oriundo de la Urbanización Tropical, en la ciudad de Santo Domingo Este, Luis recuerda su niñez de manera armoniosa y con mucho apoyo, llena de risas, fantasías, juegos y rodeado de sus abuelos, tíos, primos y muchos amigos.

“Gracias a las experiencias que tuve de pequeño, me hicieron ser hoy un hombre extrovertido; inteligente, sincero, respetuoso, comprometido, con profundo sentido de responsabilidad hacia mi trabajo, un poco cómico, diligente y servicial”, cuenta Geremías.

Realizó sus estudios primarios en el Colegio Padre Poveda y los secundarios en el Liceo Juan Pablo Duarte. Posteriormente, se graduó en el año 1996 de la Licenciatura en Lenguas Modernas, orientada pedagógicamente para impartir español como lengua materna o extranjera, inglés y francés, en la Universidad Tecnológica de Santiago, UTESA.

Cursó el Profesorado en Educación Básica en el recinto ubicado en Santo Domingo, Félix Evaristo Mejía, FEM, y después ingresa oficialmente a la edad de 24 años como docente del área de Pedagogía en el recinto en San Pedro de Macorís, Juan Vicente Moscoso, JVM. Imparte las asignaturas de Fundamentos Históricos y Filosóficos de la Educación, Innovación Educativa, Evaluación Educativa y Recursos para el Aprendizaje.

“Llevo ya 25 años como docente en el ISFODOSU y puedo decir que representa los valores más puros de la educación dominicana y nos ha designado a nosotros los formadores para difundirlos. Esta institución agrupa a los mejores profesionales del campo educativo y eso me hace feliz. Específicamente en mi recinto, Juan Vicente Moscoso, he descubierto el gran amor que tengo por esta profesión. Trabajar aquí ha representado formación continua, trabajo en equipo y oportunidades de desarrollo personal y profesional”, expone Sobet.

Además de ISFODOSU, el maestro ha impartido docencia en universidades como Acción Pro-Educación y Cultura, APEC; la Dominico Americano, UNICDA, la Tecnológica de Santiago, UTESA y la Autónoma de Santo Domingo, UASD.

Posee varias maestrías en Educación Bilingüe; Enseñanza del Francés como Lengua Extranjera, Formación de Formadores, Gerencia Educativa, Literatura, etc., y un Doctorado en Didáctica y Legislación Escolar. También talleres, diplomados y seminarios de Educación a Distancia, Planeación y Gestión de la Educación, Modelos Innovadores de Formación Docente, Integración de Nuevas Tecnologías a la Educación, entre otros. Tiene contemplado hacer otro doctorado en Estudios del Español.

Ha trabajado en varios proyectos de investigación, es asesor de monográficos y tesis, de maestría y doctorado, conferencista e imparte talleres variados. En el año 2022 fue nominado en APEC como maestro meritorio y en 2023 fue reconocido por La Pedagógica Dominicana por sus 20 años o más en la institución.

Luis ama de su carrera compartir conocimientos, colaborar en el desarrollo personal y profesional de sus estudiantes y colegas. Como por ejemplo, un día encontró a una estudiante llorando. Algo dentro de él le decía que debía animarla.

“No hace mucho me encontré con ella y me dijo: -gracias maestro. Sus palabras me impulsaron a continuar con mis estudios, a pesar de ser diagnosticada con cáncer-. Entonces, sus palabras me hicieron reflexionar en que siempre es mejor hablar para edificar a quien se sienta caído, desmotivado o derrotado, ya que en nuestras aulas hay muchos estudiantes que están pasando por situaciones difíciles y lo que necesitan justamente es una palabra de aliento”, relata Sobet.

Cuando era joven, Luis practicaba karate y actualmente disfruta de hacer ejercicio en el gimnasio, la lectura, asiste a la iglesia y al cine, escucha música instrumental y baladas y ve series por plataformas de entretenimiento. Se identifica con la frase: “El respeto al derecho ajeno es la paz”, de Benito Juárez.

Aconseja a los jóvenes que si realmente les gusta LA profesión, den lo mejor de sí para formarse y ejercerla con dignidad, pues no se van a arrepentir. Admite que es la mejor profesión del mundo y de seguro en el camino habrá personas que hablen mal de ser educador, pero ahora mismo, entre las profesiones mejor valoradas, está la de ser maestro.

“Un buen educador es una persona humilde, que sabe escuchar y siempre está dispuesta a ayudar. Es quien se actualiza constantemente, domina su asignatura y sabe impartirla”, culmina Geremías.

RL

 

Te podría interesar